23 de octubre de 2013

La vuelta al mundo en 170 páginas

“Son, ochenta días son, ochenta nada más, para dar la vuelta al mundo, Londres, Suez, tambien Hong Kong, Bombay,  Hawai, Tijuana y Singapour …” Sí, es la canción de Willy Fog. Seguramente es la banda sonora ideal para el libro “Los años viajeros”. Hemos sentado en nuestra sillita a su autor, Luis Márquez, para que nos hable de este viaje alrededor del mundo en 170 páginas.




Luis Márquez es un joven periodista sevillano (La Luisiana, Sevilla, 1981) que tras tres años escribiendo en el Diario de Sevilla entró a formar parte del equipo del programa de televisión “Andaluces por el mundo” (Canal Sur). Entre el 2007 y 2011 estuvo en 30 lugares diferentes de todo el globo terráqueo, 30 destinos llenos de experiencias, anécdotas y situaciones. Su espíritu inquieto y sus ansias por comunicar le llevó a relatar esos cuatro años en un libro, el cual está editado por Gramática Parda y que… bueno, mejor que nos cuente él. 

La sillita de enea.- ¿Cómo nace el libro? ¿Poco a poco, tras el programa, mientras hacías los reportajes…?
Luís Márquez.- A mí siempre me ha gustado escribir, de hecho  yo empecé en el periodismo escribiendo en un periódico. Cuando empezamos con los viajes, yo iba escribiendo experiencias y reflexiones en un blog. Fue al terminar el programa cuando pensamos todos los reporteros en hacer un libro común, pero aquello no cuajó y me quedé con las ganas. Así que me decidí a hacerlo en solitario.

- Han sido cuatro años, 30 viajes…
- … de los cuales he seleccionado 10 destinos, unos porque en ellos he conocido personas que me han marcado, otros porque son donde he vivido experiencias únicas, otros porque son lugares que me han sorprendido… cada uno tiene un por qué.

-¿Y existe alguna conexión entre esos 10 viajes?
Es un libro que se puede leer perfectamente a saltos, es decir, por capítulos sueltos. Pero sí es cierto que hay un transfondo evolutivo. En el primer capítulo se habla de un periodista, que soy yo, joven, inocente y que a lo largo de los viajes va madurando personal y periodísticamente. Pero hay que decir que mi figura, la del periodista, es simplemente el hilo conductor, los protagonistas del libro son las personas a las que voy entrevistando y las historias que han vivido.

Y cada uno se inicia con una ilustración.
Sí, son obra de Alfredo Rodríguez, un chaval que conocí en uno de los viajes y con el que entablé una amistad. Así que cuando fui a editar el libro le pedí que me lo ilustrase. El decidió dibujar un mapa de cada país, con los elementos más llamativos del mismo. Cada ilustración es una especie de introducción visual de lo que te vas a encontrar en ese capítulo.

En tus relatos ilustras muy bien los diferentes lugares,  de una forma muy directa, de fácil lectura, un poco al estilo de Kapuściński, ¿no?
Sí, claro que estoy influido por él, pero es comparar a un chaval que juega bien en Triana con Messi.  Él cambió la forma de hacer periodismo, estableció un nuevo estilo, se pasó de unas formas puramente cronológicas y que relataban los hechos a una mucho más literaria. De hecho le acusaban de mentir, y no era así, lo único que te relataba el contexto incluso mediante diálogos. Pero, sin duda, Kapuściński es un referente.

Eso es algo de lo que sí bebes, porque cada capítulo del libro es como un auténtico viaje
Bueno, yo soy periodista ante todo y mi intención era mostrar las situaciones y personajes de mis viajes. Eso sí, no son relatos sumamente descriptivos porque están hechos a posteriori por lo que tenía que tirar de memoria y de alguna nota.

En el libro cuentas muchas cosas que no aparecieron en los reportajes  de “Andaluces por el mundo” ¿Es un libro que puede ser vetado?
 Hay cosas que no se mostraron pero porque quizás no era ético, pero para nada he sufrido presiones ni críticas por ello. Simplemente había situaciones que no tenían cabida en el programa por el contenido pero que sí eran válidos para usarlos en este libro.

República Dominicana, Senegal, India, Qatar, Sudáfrica, Noruega, Egipto, Estados Unidos, Irlanda del Norte…y Palestina. Este último, un país tan difícil pero que lo narras de una forma muy fácil y directa el por qué y cómo del conflicto.
Ese era el objetivo, que, sin entrar en profundidades político-religiosas, el lector al menos entendiese que ocurre allí. Es cierto que puede que me moje en mi relato, pero yo lo único que me he limitado es a relatar lo que he vivido, aproximar al lector de una manera general a lo que ocurre allí.

¿Pasaste miedo?
Sí, pasamos momentos bastante malos, en concreto, un tiroteo que vivimos. Unos policías israelíes se pusieron nerviosos con unos palestinos  y de repente bang bang bang y a correr.No pasó nada pero podía a ver sucedido algo más. Sin embargo, visitar ese país es una experiencia única, es diferente, es un lugar que hay que verlo, hay que sentirlo, porque merece la pena.

Otro de los capítulos que me han llamado la atención es el que hablas de Texas
Me llama la atención que me digas eso, porque es precisamente el único capítulo con el que no acabé satisfecho.

¿Por qué?
Fue un destino que elegí por equilibrar el libro a nivel geográfico, pero como Estados Unidos es un país que todo el mundo conoce…

Pero sin embargo hablas de aspectos muy desconocidos como el barrio de Dallas,Deep Ellum, uno de los más modernos de EEUU.
Sí, es un barrio más propio de San Francisco o de Berlín.  Es un barrio lleno de colorido y cosmopolita.

Y eso que puede llegar a existir un rancio tejano como un rancio sevillano.
Jejeje, sí, puede ser. Existe el estereotipo del chovinismo llevado al extremo, del  “lo mío es lo mejor”, de miedo más a lo desconocido que al extranjero. Allí llega al extremo, a la xenofobia con los latinos.

Irlanda es otros de los destinos a los que les has sacado mucho jugo.
Sí, es que Irlanda es uno de mis lugares más emblemáticos.

Además es capítulo que transmite un poco de tensión porque te enfrentaste a una situación tensa cuanto menos.
Sí, bueno, supongo que te refieres a Beñat, un cachorro de ETA, fugado de la justicia española y residente en Belfast.

Exacto
Sí, fuimos a una sede del Sinn Fein y mientras el cámara grababa recursos, ví carteles de De Juana Chaos junto a unos de este tal Beñat. Pero es que a continuación, escucho euskera y lo veo en persona haciendo unas rutas turísticas a unas chicas vascas. Se me quedó mirando al cámara y a mí y decidimos irnos.   Pero es  que por tarde me lo encontré en la taberna con el chaval al que estábamos entrevistando. Y allí en el bar sentí un ambiente tenso, una atmosfera en el que se que estaban pendiente de mi como diciendo “ahí hay un periodista”.

Bueno, no lo desveles todo, porque es una parte que engancha mucho. Dejemos con la intriga. Hablemos del arte urbano en Belfast.
Sí, los murales son impactantes. Es claramente el uso del arte usado para un fin político. Está todo lleno. Pero los más sorprendentes son los unionistas, más que los del IRA.

A lo largo de tus viajes has visto muchos abusos y pobreza. De los que relatas ¿Cual te impresionó más?
Bueno, en Sudáfrica vi mucha pobreza pero fue la India donde más impactado me quedé. Allí no vi pobreza, vi miseria unido a maldad hacia los niños. Fue muy duro y era algo de lo que quería dejar constancia.

Y  a rasgos generales, ¿Estas contento con el resultado del libro?
La verdad es que sí, mucho, porque era lo que yo quería hacer. No quería una novela, sino un libro periodístico, que fuese ameno de leer  y con el que una persona con un mínimo de interés por saber qué es lo que ocurre en el mundo quedase satisfecho.

¿Pero es un libro sólo para periodistas?
Para nada. Es un libro que al tener cierto carácter novelesco, con un estilo de frases cortas y un lenguaje no recargado, pero riguroso, hace que sea destinado a todo típico de público.

Bueno, muchas gracias por sentarte un ratito en esta sillita de enea.
Muchas gracias a vosotros.



Podéis seguir todas las presentaciones, y actos alrededor del libro en su propia fanpage de Facebook. Podéis encontrar "Los años viajeros" en librerías de toda Andalucía o comprarlo on-line en Azeta Distribuciones
Dani Antón Autor de esta entrada: Dani Antón . Gestor cultural, documentalista histórico y bloguero. Twitter: @DaniAnton // Linkedin